LBP-Devocional - Agosto 28

Agosto 28

Deuteronomio 3:1-29Ir a la Biblia en línea (sitio externo)

“MIRA CON TUS PROPIOS OJOS”

En el comentario de ayer marcamos que el pueblo no pidió espías, pero haríamos mal en callar que sí había hecho investigación (ver agosto 25LA JORNADA DOCE). Los ojos de los padres buscaron ver la tierra prometida; los ojos de los hijos vieron cómo Dios había dado posesión a sus parientes, los hijos de Lot y de Esaú, eliminando a gigantes tan grandes como los que tenían enfrente (2:10-12,20,2310(Los emitas habitaron en ella antes, pueblo grande y numeroso, y alto como los hijos de Anac. 11Por gigantes eran ellos tenidos también, como los hijos de Anac; y los moabitas los llaman emitas. 12Y en Seir habitaron antes los horeos, a los cuales echaron los hijos de Esaú; y los arrojaron de su presencia, y habitaron en lugar de ellos, como hizo Israel en la tierra que les dio Jehová por posesión.) 20(Por tierra de gigantes fue también ella tenida; habitaron en ella gigantes en otro tiempo, a los cuales los amonitas llamaban zomzomeos 23Y a los aveos que habitaban en aldeas hasta Gaza, los caftoreos que salieron de Caftor los destruyeron, y habitaron en su lugar.)).

Si Dios, por amor a Abraham, había dado tierra en posesión permanente a esos pueblos que no eran hijos de la promesa, ¿no daría la tierra en posesión a los hijos de la promesa (de Isaac)? En esto se basó su fe y en esta fe triunfaron.

He aquí la lección para nosotros: Moisés ordenó a Josué: “Tus ojos vieron... no los temáis” (vs. 21,2221Ordené también a Josué en aquel tiempo, diciendo: Tus ojos vieron todo lo que Jehová vuestro Dios ha hecho a aquellos dos reyes; así hará Jehová a todos los reinos a los cuales pasarás tú. 22No los temáis; porque Jehová vuestro Dios, él es el que pelea por vosotros.). Nuestros ojos son bendición cuando vemos las obras de Jehová, sus victorias en nuestras vidas y en las de otros; pero son un tropiezo cuando queremos descifrar lo que está escondido en el futuro.

Ver hacia el futuro no es prerrogativa del hombre, aunque Dios a veces lo permite para nuestro consuelo (v. 2727Sube a la cumbre del Pisga y alza tus ojos al oeste, y al norte, y al sur, y al este, y mira con tus propios ojos; porque no pasarás el Jordán.).

“El Sembrador”
La Semilla es la Palabra de Dios
Apartado Postal 28,
94300, Orizaba, Ver., México.
xm.gro.rodarbmesle@rodarbmesle